martes, 26 de septiembre de 2017

Julio Verne
Un profesor de arqueología de la Universidad de la capital francesa está realizando un aburrido trabajo de clasificación de material documental. De repente, revisando una caja de viejos legajos, una foto llama su atención.

El doctor Elouan Beauséjour, el protagonista de nuestra historia, acababa de tropezar con unas viejas fotos de la tumba de Julio Verne, situada en el Cementerio de la Madelaine, en Amiens (Francia). El sepulcro del autor de Veinte mil leguas de viaje submarino es cualquier cosa menos corriente. Del suelo donde está enterrado el ataúd surge una figura humana con la cara del escritor -se usó el molde mortuorio de cera para hacer la figura-, levantando la lápida con un golpe violento, aún medio envuelto en el sudario y con el brazo derecho apuntando hacia el cielo, como si quisiera retar a la muerte y demostrar que aún sigue vivo. Detrás de la figura se yergue la estela con el nombre del autor de La Isla Misteriosa y por su parte trasera hay una serie de extraños grabados de difícil interpretación.

La tumba de Julio Verne - Amiens (Francia)
Examinando esos grabados algo llamó la atención del doctor Beuaséjour. Parecía haber un patrón en ellos, algo que les dotaba de un significado oculto a plena vista durante todo este tiempo. Intrigado, amplió esos extraños dibujos y pronto llegó a la conclusión de que estaban conectados con varias de las obras universales de Julio Verne. Dichos grabados serían, según el doctor Beauséjour, indicadores para buscar un mensaje escondido entre las miles de páginas escritas por Verne a lo largo de toda su carrera. Eso le llevó a sumergirse durante meses en las novelas del escritor, buscando los puntos de conexión entre los textos y los símbolos que estaban esculpidos en la parte trasera de la lápida.

A medida que avanzaba en su investigación el doctor Beausejour descubrió, con un escalofrío de emoción, que las pistas indicaban un lugar. "Con esta información y usando complejos algoritmos de geolocalización, el equipo fue capaz de identificar el área en que podría localizarse algún objeto relacionado con Verne" según reza la nota de prensa difundida por la universidad parisina. En cuestión de horas el contenido del comunicado fue difundido por docenas de medios de todo el mundo, seducidos por la historia y por el marchamo de autenticidad que le daba una institución de tanto renombre como la Universidad Descartes de París.

A lo largo de las siguientes semanas, el equipo del doctor Beauséjour, comenzó a recorrer los Pirineos franceses junto con sus asociados del Club de Exploradores de Nueva York. Puede que el nombre de este club no les diga nada, pero entre sus miembros han estado Robert Peary, Roald Admundsen, Sir Edmund Hillary, Jacques Piccard o Neil Armstrong, entre otros insignes pioneros. El club de los mayores exploradores de todos los tiempos reforzaba así con su prestigio la búsqueda del tesoro perdido de Verne, que pese a no ser un gran viajero en persona (en realidad el francés apenas viajó) a través de su obra incendió la mente de varias generaciones y les hizo creer que la aventura estaba más allá del primer paso del camino y que los viajes son, en esencia, una de las más maravillosas experiencias que puede disfrutar el ser humano.

La búsqueda se fue concentrando en una zona de los Pirineos franceses, cercana a la Occitania. Allí, gracias al uso de drones y de un radar de penetración en tierra localizaron finalmente una pista que resultaba prometedora. En una zona boscosa, las imágenes del radar revelaban la existencia de una caja metálica de poco más de medio metro de largo con un asa a un lado, enterrada a poca profundidad.

Podemos imaginarnos la emoción del momento cuando los investigadores comenzaron a apartar capas de humus centenario en medio del bosque pirenaico, hasta dejar a la vista el terreno y poder comenzar a cavar. Al cabo de un rato un sonido metálico les hizo saber que habían tropezado con algo. Con cautela retiraron los restos de tierra y por fin pudieron extraer lo que estaba en el fondo del hoyo. Una caja oxidada, con un grueso candado manteniendo a buen recaudo sus secretos.


Imagen de la caja encontrada, segun la Universidad de Descartes
La noticia saltó inmediatamente a todas partes. Si hacen una búsqueda en internet verán que apareció de forma destacada en los principales diarios del mundo. La cápsula del tiempo de Verne, oculta durante más de un siglo, por fin había sido encontrada.

¿Qué diablos había dentro de la caja? Pues en un sorprendente giro de guión, el misterio debe esperar un poco más para ser resuelto. Al parecer, el largo tiempo pasado en los Pirineos y la acidez y humedad de la tierra habrían deteriorado bastante la caja, hasta el punto de hacer ilegibles los grabados que la recubrían y posiblemente habrían dañado de forma irremediable el contenido de la misma.

Por suerte la caja fue abierta durante este mes de septiembre, aqui podeis ver el video del proceso:


Contenia un catalejo, un cartabón, una moneda medieval, un anillo sencillo, un colgante y una llave. Entre otras de las piezas extraídas, encontraron un libro correspondiente a un tratado de minería y con varias referencias alquímicas, un libreto de cuero con documentación, un mapa de Europa con marcas sobre la región del Peloponeso, y un documento sobre las fases de la luna y diversas referencias numéricas. Una copia de un periódico neoyorquino del 1890, con una noticia que hace referencia a Nellie Bly, la periodista que consiguió batir el récord en dar la vuelta al mundo en tan sólo ocho días.



Lo más llamativo de los documentos, es la cantidad de anagramas, líneas y manuscritos realizados en simbologías y esquemas inicialmente irreconocibles, y que podrían tratarse de criptogramas o códigos de alguna sociedad secreta de la época.

Si creeis que esto es una laborada mentira, os invito a investigar un poco por Google, y si seguis dudando, os dejo el enlace de la notica de la Sexta y la Universidad de Descartes de Paris.

lunes, 28 de agosto de 2017

EMCs Negativas

Los testimonios de experiencias cercanas a la muerte(ECM) son experiencias narradas por aquellas personas que, durante el tiempo de duración de un coma o de muerte clínica, en el que supuestamente desaparecen todas las señales externas de vida, son capaces de narrar luego sus sensaciones y percepciones, aunque no se registre actividad cerebral alguna. Estas personas han vivido de forma involuntaria una extraordinaria experiencia.

Este fenómeno cobró el nombre técnico de “experiencias cercanas a la muerte” (ECM) desde la publicación del libro “Vida después de la vida” en 1975, por el doctor en filosofía y psicología Raymond Moody. Las ECM generalmente incluyen experiencias cognitivas, afectivas, paranormales y trascendentales, por lo que su ámbito de estudio es muy amplio.


En la actualidad, cada vez existen más estudios científicos sobre los testimonios de experiencias cercanas a la muerte , y todos ellos han descartado factores externos que pudiesen provocarlas. Se ha comprobado que cuando el cerebro, que es uno de los organismos más sensibles, deja de funcionar y no tiene oxígeno, mueren las neuronas. Algunas personas en coma son capaces de tener sensaciones y percibirse a sí mismas como un ser completo.

El doctor en medicina y profesor de psiquiatría de la Universidad de Virginia, Bruce Greyson, conocido como el padre de la investigación en las experiencias cercanas a la muerte, distingue claramente entre lo que él denomina episodio cercano a la muerte y experiencia cercana a la muerte. En la primera situación la persona sobrevive a un encuentro real con la muerte, debido a un traumatismo o enfermedad. En la segunda situación se produce una experiencia subjetiva de la consciencia que funciona independientemente del cuerpo físico durante un episodio cercano a la muerte:
  •  Un porcentaje muy alto de los afectados por esta experiencia relatan en sus testimonios de experiencias cercanas a la muerte haber pasado por diferentes etapas o fases:

  • Flotan sobre su cuerpo físico observando todo lo que sucede en su entorno. No sienten molestias y experimentan una sensación de paz interior.

  • Atraviesan por un oscuro túnel, con la sensación de estar flotando.

  • Familiares y conocidos, ya fallecidos, salen a su encuentro. Muchos de los afectados hablan de las tareas que se desarrollan en el mundo espiritual, de la necesidad de seguir estudiando, evolucionando y trabajando.

  • Se presenta una revisión global pero integral de lo vivido, se convierten en espectadores de la película de su existencia.

  • Finalmente, a pesar de encontrarse con una paz y tranquilidad indescriptibles, comienzan a sentir que deben volver. Así se lo indican sus acompañantes o guías recordándoles que todavía tienen asuntos pendientes que resolver en la vida y que tienen que cumplir con su tarea.
  • La vuelta al cuerpo suele estar unida a una sensación de malestar y frustración. 

La mayoría de las personas que han sufrido una experiencia cercana a la muerte, sufren una transformación positiva de la personalidad, de los valores y creencias. Mayor respeto a los demás y hacia la vida en general. Mayor interés por los valores elevados y una visión ética y universalista de la vida.

Aunque la mayor parte de la investigación en experiencias cercanas a la muerte, se centran en casos en los que los protagonistas narran situaciones positivas y luminosas, no podemos obviar la existencia de experiencias negativas y desagradables, con efectos traumáticos para quienes las sufren.

Evelyne Elsaesser-Valarino, miembro de la oficina suiza de la IANDS y del Instituto Francés para la Investigación de Experiencias Extraordinarias (INRESS, por sus siglas en francés), estima que "entre el 4 y el 5 por ciento de las personas que viven una experiencia cercana a la muerte (ECM) la perciben como una vivencia negativa”. La cifra podría ser incluso mayor, pero debido a la dificultad que supone rememorar una experiencia tan dolorosa, muchas personas optan por guardar silencio.

Las otras experiencias cercanas a la muerte

El Dr. Richie sirvió en la Segunda Guerra Mundial, cuando de repente sufrió una grabe neumonía.Fue trasladado a un hospital militar y finalmente fue declarado clínicamente muerto. Cuando los médicos consiguieron revivirlo nueve minutos más tarde, el Dr. Richie describió su ECM. Dijo que su experiencia fue aterradora, mientras estaba muerto deambulaba por una ciudad cuando se encontró una “misteriosa figura” que lo guió a través de lugares tenebrosos. El doctor y la misteriosa figura fueron a un bar donde había personas comiendo, bebiendo y fumando. Poco después, todos los presentes comenzaron a luchar entre sí como si estuvieran en una batalla. Pero también presenció abusos sexuales, perversiones que nunca había visto ni pensado que pudiesen existir.

Uno de los casos más conocidos fue el de Veronika-Ulrike Barthel, una mujer que fue golpeada por un rayo, mientras conducía su coche en 1981. Ella describió su terrible y aterradora ECM. Vio criaturas más aterradoras que las representadas en las películas de terror. También vio soldados marchando junto a ella, y en medio de ellos había personas que gritaban de dolor. Según Veronika, en ese lugar no podía respirar, a causa del terrible olor. Pero cuando estaba a punto de regresar de nuevo a nuestra realidad, llegó a un lago, que se parecía a la parte interior de un volcán, donde las personas estaban sufriendo a causa de un gran dolor.

Y posiblemente la experiencia más controvertida fue la de Bill Wiese quien aseguró haber estado en el mismísimo infierno 23 minutos durante su ECM, logrando regresar con los vívidos detalles grabados en su memoria. En su libro “23 Minutos en el infierno (23 Minutes in Hell)”, Wiese describió como entró en una celda llena de bestias feroces, quienes lo atacaron sin piedad. Mientras duró toda su terrorífica experiencia también oyó gritos que procedían de las paredes de todo a su alrededor y que eran de personas que estaban siendo torturadas de manera similar. Cuando regres´p a la vida, pasaron 23 minutos.


Un buen puñado de casos

Yo no sabía adónde iba, pero no podía controlar hacia donde era arrastrada. Durante una fracción de segundo, pensé que me dirigía hacia el cielo, pero repentinamente algo sucedió. Me detuve en seco en ese túnel y, como un relámpago, empecé a caer más y más rápido.

Sentía que caía verticalmente en una especie de agujero negro. Era tan oscuro que parecía que se podía cortar, mientras caía, empecé a escuchar chillidos, gritos, horribles risas y el olor más putrefacto que pueda imaginarse. Entonces, la oscuridad se convirtió en fuego, y yo caía hacia un inmenso horno. El fuego comenzó a quemarme y empecé a chillar. Aterricé sobre mi espalda, choqué con lo que parecían rocas y sentí un dolor horrible por todas partes.


---

Cuando abrí mis ojos, me di cuenta de que no estaba sola, porque unas extrañas criaturas comenzaron a agarrarme y arrastrarme hacia lo que parecían unas puertas negras inmensas. Empecé a patalear y a chillar, gritando a todo pulmón. Recuerdo que una criatura gigante empezó a rasgarme la piel de la espalda con lo que parecían sus afiladas uñas, otra empezó a tirarme del pelo fuertemente, otra me pateó, me tiró, riéndose y burlándose acerca de asuntos personales que parecía conocer de mí…

Recuerdo haber visto repentinamente a Gareth, colgado boca abajo con clavos atravesándole las manos y los pies. Aquellas criaturas empezaron a azotarlo el fuego lo consumía y la carne de sus manos, pecho y cabeza ya había comenzado a fundirse y a pelarse. Lo miré a la cara. ¡Él estaba aterrorizado! Y empezó a llorar de forma incontrolable, suplicándoles que no lo hicieran. Repentinamente, yo grité: Dios mío, por favor, ayúdame… Algo que a esas criaturas parecía molestar. Cada vez que mencionaba el nombre de Dios se ponían más agresivas y, de pronto, una gran succión me arrancó de sus garras y comenzó a llevarme de vuelta al túnel, despertándome ante la voz de una doctora. Ella me dijo que, después de dos horas, yo me había recuperado, pero Gareth no. Aparentemente, mientras ellos intentaban revivirlo, su corazón cedió. La hora de su muerte había sido confirmada media hora antes que la mía.

Hasta hoy juro que todavía puedo oler ese olor a podrido de carne quemada y pelo quemado. Antes, incluso, me solía dar fiebre cada vez que pensaba sobre lo ocurrido a Gareth y sobre dónde estará hoy día

 
Experiencias Cercanas a la muerte suicidas

Las experiencias cercanas a la muerte (ECM), de las personas que han atentado contra su vida, narran en sus testimonios la estancia en una zona intermedia entre el cielo y el infierno.

Uno de los pacientes del doctor Moody, cuenta en su testimonio de experiencia cercana a la muerte (ECM) que tras su intento de suicidio, tuvo una sensación de haber cometido algo totalmente prohibido: “Era como devolverle a Dios un regalo, tirándoselo a la cara…”

El doctor Kenneth Ring, fundador de la Asociación internacional para el estudio de experiencias cercanas a la muerte (IANDS), cuenta en su libro “Life at death”, más de veinte casos de suicidio. Ninguno de ellos, en su testimonio de experiencia cercana a la muerte, (ECM) tuvo experiencia de la luz, ni experimentó emociones de amor o alegría.

La doctora Paola Giovetti en su libro “Qualcuno é tornato” narra el testimonio de la señora M.F. Restano de Turín, en su intento de suicidio. Esta paciente en su experiencia cercana a la muerte (ECM) se encontró sometida a un juicio, en una sala oscura, rodeada de seres que discutían sobre la posibilidad de ser condenada. Su terror fue en aumento cuando en la sala se presentaron numerosos seres oscuros y encorvados para llevársela. La pesadilla terminó cuando la luz de un ser, que le pedía calma, finalmente la absolvió.

Todos los suicidas están de acuerdo en que su intento de quitarse la vida, no solucionó nada, ya que se encontraron, sin resolver, con los mismos problemas de los que habían intentado librarse, sintiendo una gran tristeza por acortar el tiempo disponible y romper el proyecto de vida diseñado para su evolución conciencial.


lunes, 31 de julio de 2017

Hong Kong es una de las ciudades con mayor densidad de población del planeta. Y el aumento de los precios de las propiedades no hace más que agravar las condiciones de vida. La agencia AP realizó un reportaje fotográfico que muestra las condiciones inhumanas de las llamadas “casas-sarcófagos”, que fueron condenadas por las Naciones Unidas como “un insulto a la condición humana”.

Hablamos de los llamados "coffin homes" (casas ataúdes) que proliferan como alternativa en Hong Kong debido a ser una de las ciudades con el suelo residencial más caro del mundo. Estos microapartamentos alcanzan apenas de 5 a 6 metros cuadrados por todo espacio para vivir. El fotógrafo Benny Lam documentó cómo es vivir en estos "coffin homes". Cómo estos pequeños espacios están destinados para cocinar dormir y guardar toda pertenencia. Él ha declaro que tras hacer las fotografías y volver a casa lloró por esa situación en la que viven miles de personas.

Una cifra desalentadora es, que estas viviendas son demandadas por los pobladores por es la alternativa que pueden pagar. Así que se están construyendo más espacios diminutos como estos y subdividiendo pisos enteros para poder pagar el alquiler.

Las otras alternativas son las "camas cápsulas" con apenas dos metros de largo por uno de alto. Estas cápsulas están inspiradas en los hoteles de Japón. La renta de estas camas va entre los 340 y los 460 euros, cuentan (algunas) con aire acondicionado, luz e internet; además de un espacio común en donde está la cocina y baño. Por otro lado, también se analiza otra opción en donde contenedores de mercancías se convertirían en viviendas temporales. Podemos percibir que las opciones para los habitantes de Hong Kong no parecen ir, tristemente, en la línea de la dignidad humana.

Li Suert-Wen con su hijo e hija
Mis hijos siempre me preguntan por qué tenemos que vivir en este lugar y no podemos mudarnos a algo más grande”, contó Li Suert-Wen, una madre soltera que habita un cubículo de 11 metros cuadrados junto con su hija de 8 años y su hijo de 6. “Les explico que mamá no tiene suficiente dinero para mudarnos”. Li gana 1.288€ al mes decorando tartas en una panadería. Pero gasta 580€ en el alquiler y en los gastos de ese minúsculo apartamento.


Wong Tat-Ming
Wong Tat-Ming, de 63 años, vive en un espacio aún más pequeño, de dos metros por uno en el que logró ubicar un saco de dormir, una TV color y un ventilador. Por ese espacio paga 317€ de alquiler al mes. Su “cama” está al lado de un innodoro herrumbrado que comparten dos docenas de residentes de su pasillo.

En los últimos cinco años, el valor de las propiedades aumentó un 50 por ciento. Unos 200 mil habitantes de los 7,3 millones de residentes viven en unidades subdivididas, incluidos 35.500 niños de menos de 15 años, según los datos oficiales, que no incluyen a quienes habitan en construcciones precarias en las terrazas y las “casas-sarcófagos”.

Las conocidas "casas ataúdes" de Hong Kong son la única alternativa de vivienda que muchas personas tienen por ser una de las ciudades con el suelo residencial más caro del mundo.


 








martes, 20 de junio de 2017

Candace Tiara Elmore nació el 19 de noviembre de 1989 en Lincolnton, Carolina del Norte, Estados Unidos. A la edad de 5 años debido a problemas en el matrimonio de sus padres, ella y sus hermanos fueron separados. Sin embargo Candace sería adoptada en 1996 por Jeane Elizabeth Newmaker una enfermera  soltera, desde entonces su nombre sería Candace Elizabeth Newmaker.

Lamentablemente la menor ya se encontraba afectada por el maltrato y agresión al que se había visto sometida desde pequeña por las peleas entre sus padres, razón por la que su comportamiento iba de mal en peor. Tenía constantes episodios de ira y gustaba de jugar con cerillas, incluso Jeane comenzó a quejarse del disfrute de la infante al torturar animales.

Al intentar buscar una solución para el problema, Jeane optó por someter a su hija adoptiva a un tratamiento conocido como terapia de renacimiento el cual tristemente no soportó. De acuerdo con los argumentos detrás de esta pseudoterapia, para que este proceso de apego tardío tenga éxito, el niño debe  primero ser sometido a la "confrontación" y la "restricción" físicas con el fin de liberar la ira por abandono supuestamente reprimida.

El proceso se repite durante el tiempo que sea necesario, horas, días, incluso semanas, hasta que el niño esta agotado física y emocionalmente y reducido a un estado "infantil". Entonces los padres acunan, mecen, y dan biberón al niño, implementando un "reapego". Esto sería como tomar un pato de plena madurez e intentar reducirlo de nuevo a su etapa de patito a través de limitaciones físicas y emocionales, y luego ver si vuelve a tener el apego por su madre. Ese es el argumento que querían hacer pasar como "teoría".


Jeane y Candace viajaron a Evergreen Colorado para llevar a cabo la terapia que duraría 2 semanas con el psicólogo Connell Watkins. El tratamiento se basaba en envolver a la infanta en unas sabanas inmovilizando completamente su cuerpo y sólo dejando un pequeño espacio entre sus orificios nasales para poder respirar. Esto emulaba el momento en que el bebé se encuentra en el vientre de la madre.

La intención del proceso era hacer un tipo de reinicio en el cerebro de la niña para que ésta abandonara sus pensamientos de odio y fueran sustituidos  por el cariño que formaría con el tiempo junto con Jeane.

El 8 de abril del 2000 la niña fue sometida al tratamiento donde 3 personas además de Connell fueron participes en el terrible acto. Después de paralizar completamente a Candace, los 4 individuos comenzaron a someter presión contra su frágil cuerpo a través de unas almohadas la cuales le impedían el respirar de manera normal (un peso combinado de casi 317 kg) para que pudiera "renacer". Se realizo una grabacion de todo el proceso para dar fe del "buen funcionamiento" de la terapia.

El estremecedor material actualmente es difícil de encontrar en internet, sin embargo existe una transcripción de los diálogos grabados en aquella sesión que narra perfectamente el horror que vivió la indefensa victima.
 
Ponder le dijo a Candace que era "una pequeña bebe" dentro del útero, ordenándole "salir de cabeza" y "empujar con los pies."

En respuesta, Candace gritó, "¡No puedo respirar, no puedo hacerlo! Alguien está encima de mí. ¡Quiero morir ahora! ¡Por favor! ¡Aire!"

De acuerdo con la pseudoteoría del tratamiento de apego, la reacción de Candace era un signo de su resistencia emocional; que necesitaba más confrontación para alcanzar la rabia necesaria para "romper y atravesar" la pared y lograr la curación emocional. Poniendo en práctica este idiota argumento, Ponder amonestó a la niña: "Vas a morir". Candace rogó: "Por favor, por favor, no puedo respirar." Ponder dio instrucciones a los otros para que pusieran más "presión en la parte superior," bajo la premisa de que los niños con trastorno de apego exageran su angustia.
 
Jeane Elizabeth Newmaker
Candace vomitó, y luego exclamó "Tengo que hacer caca." Su madre dijo: "Yo sé que es difícil, pero te estoy esperando."

Después de cuarenta minutos de esta tortura Candace se quedó en silencio. Ponder reprochó gritando "¡Derrotista, derrotista!" Alguien bromeó acerca de realizar una cesárea. Después de treinta minutos más de silencio, Watkins comentó con sarcasmo: "Echemos un vistazo a esta imbécil y veamos lo que está pasando, ¿hay una niña en alguna parte? Allí estás, acostada en tu propio vómito... ¿Estás cansada?" Candace Newmaker no estaba cansada; su silencio se debía a que ya estaba muerta.

Un año después de la muerte de Candace, Wattkins y Ponder fueron juzgados y condenados por abuso infantil que resultó en la imprudente muerte de Candace, ambos con una condena de 16 años. La madre adoptiva de Candace, Jeane Newmaker, se declaró culpable de negligencia y fue condenada a cuatro años de sentencia suspendida, después de esto los cargos se borraron de su expediente. Brita y Jack "los padres adoptivos terapéuticos" de Candace, fueron condenados por abuso de menores por negligencia criminal y recibieron diez años, con libertad condicional y 1000 horas de servicio comunitario, gracias a un acuerdo con el fiscal.Wattkins Salió de prisión en 2008, bajo "supervisión intensa", teniendo prohibido todo contacto con niños  y trabajo terapéutico, sólo cumplió siete años de su sentencia inicial de 16.

Este caso inspiró la ley Candace en los estados de Carolina del Norte y Colorado, que prohíbe las representaciones peligrosas de los renacimientos. Asi como relatos ficticios de por lo menos tres dramas de televisión. Un episodio de CSI: Investigación de la Escena del Crimen ("Overload,Sobrecarga"  temporada 2, episodio 3) habla de un adolescente muriendo mientras "renace" para su madre. Otros dos relatos eran misterios de asesinato en La ley & el orden: Unidad de Víctimas Especiales, episodio  "Jaula" y en La ley & el orden episodio "Nacido de nuevo".


martes, 13 de junio de 2017

Se podría considerar a Nasereddin Sah como a un sátrapa ilustrado, dado que se distinguió durante su reinado por permitir la entrada en Persia de influencias occidentales. Contuvo el poder del clero, lanzó el primer periódico del país, introdujo los servicios de telégrafo y correo moderno, hizo construir carreteras y hasta estableció un programa de envío de becarios a formarse a Europa.

Fue además el primer monarca persa de la época moderna que visitó Europa. Lo hizo en diferentes ocasiones: en 1873, 1878 y 1889. Durante estos viaje, se mostró su asombrado por los avances tecnológicos e industriales. Fascinado con las máquinas fotográficas, fue el primer iraní en ser fotografiado y él mismo instaló y patrocinó la fotografía en su país.

Hasta tal punto llego su devoción por esta moderna técnica que, rompiendo tabú, religión  y tradiciones se atrevió a fotografiar a su centenar de esposas. Aquellas instantáneas, siglo y medio después, nos muestran que, en realidad, las Mil y una Noches, se parecían más de lo que uno podría imaginarse a El Señor de los Anillos.

El rey(izquierda) y el fotogrado (Derecha)
Nasereddin contrató al franco-armenio Antoin Sevruguin, para que fuese el fotógrafo de la corte. Este abriría su taller en la capital de Persia, Teherán en la década de 1870-80. Allí comenzó a tomar instantáneas de Nasereddin, sus primos y sirvientes, al tiempo que enseñaba al monarca el arte de la fotografía.

Un buen día, a pesar de que el chiismo prohibía expresamente la reproducción de rostros humanos, el rey (que para eso llevaba la corona y hacía lo que le da la gana) se dirigió con su cámara hacia las mitológicas estancias del serrallo, donde cualquiera esperaría sin duda el ser deslumbrado por la belleza de las legendarias odaliscas, mujeres cuya única función era dar placer a su señor.

Las mujeres del harém
Placer e hijos, claro. Nos imaginamos que no tuvo que dar muchas explicaciones a sus esposas. Las mandó posar y empezó a tomarles fotografías que, siglo y medio después, nos muestran que, en realidad, las Mil y una Noches, no deja de ser un cuento.

Las mujeres del harém

Las esposas del monarca posan relajadas pero seductoras. El sirviente seguramente ha sido emasculado para mayor tranquilidad del macho alfa regio.

De hecho, el chico podía ser sodomizado a voluntad por el ocupante del trono. Según la Wikipedia, los castrados no eran considerados hombres ni mujeres, con lo al mantener relaciones íntimas con ellos no se cometía delito de homosexualidad.

Parece ser que Nasereddin Sah, en su tour por Europa de finales del siglo XIX, quedó prendado de las bailarinas rusas y sus vestimentas, por lo que impuso las ligeras faldas de las danzarinas eslavas a las féminas de su harén.

No es que el rey tuviese fijación por meter en su cama a mujeres cejijuntas. Según, el blog de Anton Castro, la uniceja era un signo de belleza en el Irán de la época. Faldas abullonadas y velo, pero que la ropa mostrase un poquito. El ombligo, por ejemplo.

Como decíamos, los cánones de belleza occidentales que dominan nuestro presente no tienen nada que ver con los que primaban aquel entonces en la corte de Teherán. Ni el exceso de peso ni el vello pantojil eran un problema. Todo lo contrario.

Parece ser que el bigotito estaba de moda entre todos (y todas) las habitantes de palacio. Las mujeres debían saber entretener al rey, no solo en la cama. Tocar un instrumento o saber recitar era muy apreciado.

Las mujeres que habitaban el harén disfrutaban alguna vez de un picnic a la luz del sol. En esta foto (a pesar de que no debía ser nada agradable pasarse el día tocando el citar mientras esperas que el monarca decida impregnarte) se las ve la mar de relajadas. Claro. No conocían otra vida, y probablemente en aquella época se consideraban unas privilegiadas.








La favorita del sátrapa, Anis-Al Doleh
Nasereddin Sah (1831-1896) Murió durante una peregrinación religiosa, asesinado de un disparo. Se dice que poco antes de expirar, dijo “Si sobrevivo, reinaré de otro modo”.